Padre Antonio Stakelum

|



"Si Dios los ha amado, sanado y perdonado, ustedes deben ser testigos de ese amor de Cristo".
 Padre Antonio Stakelum

A continuación voy a exponer un artículo que escribí sobre el queridísimo Padre Antonio Stakelum, quien ha sido una gran bendición en mi vida y el medio que utilizó el Señor para manifestarme su cercanía y afecto. Es la historia de un hombre que tocó el lodo de la miseria y las adicciones y que fué salvado por Jesús y elevado a una grandísima santidad al punto que están iniciando un proceso para su beatificación. 
Si algún visitante tuvo la gracia de conocerlo le pido por favor que escriba su experiencia acá: Comentarios
(Podrá visualizar los testimonios dejados en la sección "Comentarios" debajo de todo este artículo) 


INDICE

Inicios

Nace en Holycross Thurles, Irlanda el 31 de Enero de 1930. Terminados sus estudios secundarios ingresa a la comunidad Religiosa de los Palotinos donde se consagra al Señor el 19 de Octubre de 1951 y, luego de haber realizado sus estudios en Roma, se ordena como sacerdote el 17 de Diciembre de 1955 a los 25 años de edad.
Una vez ordenado (y como había ingresado a una comunidad religiosa que mandaba misioneros a distintos países), es designado a la Argentina, donde sin saberlo iba a ser su segunda patria y el lugar donde iba a dejar un arduo, heroico y hermoso apostolado durante 50 años.
Al llegar a la Argentina, un país del tercer mundo, cuando venía de Europa… Me imagino que el cambio debe haber sido duro. No preciso sobre datos concretos de su estadía en los primeros años pero por fuentes cercanas me ha llegado la versión que ya desde el comienzo había caído en el alcoholismo, aunque era un vicio que tenía arraigado y en la parroquia donde lo habían asignado se potenció.
El padre se enlazó lamentablemente en el vicio del alcohol, se emborrachaba con frecuencia y eso lo llevo a abandonar totalmente la vida de oración. Su sacerdocio gradualmente, y principalmente por esta adicción, se convirtió en un sufrimiento aún mayor porque no le encontraba sentido.
Tras este proceso de dolor, tristeza y enfermedad Antonio pide tomarse un tiempo en su comunidad ya que tenía decidido dejar el sacerdocio.

Dos versiones he escuchado sobre cómo se genera este encuentro, que pueden ser válidas las dos y no contraponerse la una con la otra.

La primer versión dice de que tras un viaje de retorno a Irlanda donde ya estaba casi decidida su renuncia al sacerdocio un sacerdote amigo lo invita a un retiro para sacerdotes que realizaba la hermana Bridge Mackenna (una reconocida hermana franciscana nacida en Irlanda, que realiza retiros de la Renovación Carismática para sacerdotes por todo el mundo), en este en un momento se hizo una ronda en donde los participantes del retiro se sentaban y la hermana iba pasando uno por uno y colocando su mano sobre ellos oraba e intercedía ante Jesús por su sanación física o espiritual.
Al momento en que llega a verlo al padre Antonio le coloca la mano sobre el pecho, y apoyando su anillo de consagrada sobre él empezó a orar por su sanidad. Según las fuentes Antonio sintió un calor en todo su cuerpo, y desde entonces se sana del vicio al alcohol.

La segunda versión que me ha llegado de parte de Alicia (una señora que trabajó muchos años a su lado junto con su marido sony) y me contó que Antonio tomaba tanto alcohol por día que llegó a tener un coma alcohólico. En ese estado cuando ya su vida parecía derrumbarse en todos los niveles y en donde no encontraba salida por ninguna parte, se le manifiesta una voz en su interior: la de Jesús, que desde entonces se le ha manifestado hasta el día de su muerte.
Cuenta también Estella, una señora muy cercana al padre, que por ese entonces una señora padecía cáncer y le había pedido al padre que rezara por ella. Y el padre sintió vergüenza porque no llevaba una vida de oración, pero para no ser mal educado le hizo caso e imponiéndole las manos pide por su sanación. Esta mujer comienza a sentir un calor muy fuerte durante esta oración, y se produce el milagro, el Señor a través de las manos sacerdotales de su ungido acababa de sanar de una enfermedad mortal a una mujer.

Una vez que se produce este encuentro con Jesús, y por medio de la Renovación Carismática. Antonio vuelve a la Argentina y arma grupos de oración en donde la alabanza a Jesús sea el eje principal de las reuniones. Lo principal de este movimiento, o mejor dicho, corriente dentro de la Iglesia consiste en volver a aquél fervor inicial que tuvieron los apóstoles y cristianos en sus comienzos. Es decir, la vida evangélica, intentando vivir la Palabra de Dios tal como está escrita, amando al Señor por sobre todas las cosas y al prójimo.

Antonio fue el precursor de la Renovación Carismática en la Arquidiócesis de Mercedes-Luján, donde está actualmente la comunidad Palotina. Y desde entonces no paró un segundo realizando Misas especiales de intercesión a favor de los afligidos, intercediendo constantemente ante la Santísima Trinidad por su sanación, visitando hospitales o casas para asistir espiritualmente a los que padecían alguna enfermedad.

El corazón de Antonio se fué configurando gradualmente con Aquél a quién había encontrado: Jesús. Lo amaba por sobre todas las cosas, y ese amor se manifestaba en los demás. Por supuesto que la humanidad del padre siguió estando hasta el último de sus días, manifestando un carácter imponente y fuerte, pero en eso no había ni un gramo de maldad.

Jesús, por un designio especial con Antonio, por su gran humildad, o por el ministerio que estaba ejerciendo le concedió al padre carismas especiales (que no eran de el sino del Señor)… Cuando el padre oraba por una persona, recibía mociones sobre las heridas que aquejaban a esta persona, o de episodios que le habían sucedido sin que estas le manifestaran nada. Así quién se confesaba con él y no mencionaba un pecado, el padre se lo recordaba.

Su ministerio era arduo ya que realizaba una vez por mes una Misa de sanación (que duraban como 2 horas y media cada una) en distintas Iglesias.

Las maravillosas sanaciones y conversiones de corazón que obra Jesús por medio de este humilde sacerdote que se hacía llamar el burrito de Dios son innumerables. Pero voy a ir mencionando las que viví personalmente, en las que fui testigo y las que me han contado:

Testimonios
  • La vez en que le ordenaron al padre trasladarse a la parroquia en Rawson, le surgió un imprevisto que vale la pena recordar . Unos bandidos habían robado ganado en una estancia, y mientras los animales iban cruzando la carretera el padre venía manejando su vehículo y por ende choca. Llegado a Rawson, a unas horas altísimas, con un vestido con una especie de capa, muy enfurecido por lo que había pasado dijo: “El Señor tiene preparado una gran obra aquí, ya que el demonio acaba de entrometerse”
  • Cuando el padre tenía alrededor de 65 años (10 años antes de su muerte) una persona de RawsonBsAs (donde residía en ese entonces) le propuso fundar una casa de retiros espirituales. Pero para discernir si esta era la voluntad de Dios decidieron ponerlo en oración y que el Señor se los marcara. Tras mucho orar, abrió el Padre la Biblia al azar y le salió este pasaje: Ageo 2, 1-10. Un compañero del grupo de oración dudó de ese pasaje y decidió abrir el mismo la Biblia y le salió el mismo pasaje. Esto los impulsó a abrir la casa de Retiros Espirituales donde durante 10 años recibían semanalmente a cientos de personas que venían de diferentes partes del país y donde se sanaban de diferentes enfermedades y dolencias.
    Una señora que trabajó durante 10 años con el padre en la casa de retiros (Alicia) se encontraba gravemente enferma y tenía mucho miedo de morirse. En una ocasión se encontraba en la cama y dijo: Señor que se haga tu voluntad. En ese mismo instante el padre estaba celebrando la Santa Misa y empezó a alabar a Jesús porque por esa oración la señora se recuperó.
  • Un amigo me contó cómo fué la primera vez que asistió a una Misa celebrada por el Padre Antonio. El día anterior a asistir a dicha Misa había estado criticando a su abuela, por parte de su madre, mientras tomaba un mate junto con su madre y otro amigo. Durante la celebración Eucarística el padre (en el momento de la oración de perdón) dijo: “Perdónanos Padre por las personas que entre mate y mate critican a la madre de su madre”.
  • El día anterior de la primera vez que fuí a la Misa celebrada por el padre Antonio me quedé despierto hasta las 4 de la mañana como hacía 10 años que me venía pasando. Como tenía que estar ese mismo día a las 10 de la mañana en San Patricio decido ir sin dormir. Cuando llego a la Parroquia, me siento en uno de los laterales. El padre aparece, comienza a hablar y a pedir perdón por los pecados de la asamblea. Así, enumera los distintos pecados de los demás sin delatar el nombre de la persona, y entre ellos una lista con todos mis pecados. Uno de ellos fue cuando pidió perdón por los que juegan juegos satánicos por computadora (y de echo jugaba juegos violentos en la PC y le dedicaba muchas horas por día), acto seguido, el Padre tenía una cruz en su mano, y señalándome indica el lugar exacto en donde yo me sentaba diciendo que había una persona sentada en los costados de la Iglesia que estaba sin dormir por una maldición que recibió y era el demonio el que le impedía dormir de noche. Y continuó diciendo que para que se me vaya tenía que aceptar a Cristo, cumplir su Palabra y recién ahí pedir para que se solucione el problema.
  • Durante años había estado buscando trabajo y no había caso, no podía conseguir. Fue entonces cuando decidí ir a pedirle una bendición al Padre Antonio. En ese momento mientras me encontraba frente a él le dije: “Padre necesito conseguir un trabajo”. El me miró, sonrió y dijo: “Que el Señor te consiga un muy buen trabajo”. Y así como me lo dijo, sucedió pues a las 3 semanas había conseguido mi primer trabajo.
  • Un sacerdote del Clero de Buenos Aires asiste a una de las Misas del padre Antonio, vestido de civil. Aclaro que nunca se habían cruzado. Cuando el Padre daba una vuelta por el templo con la Eucaristía elevada, pasa por al lado de este curita (ordenado hace solo 2 años) y le clava los ojos durante 3 segundos. Cuando terminaba la Santa Misa y daba una acción de gracias por las sanaciones realizadas dijo: “Gracias Señor porque hay un curita en esta Iglesia al que le estás renovando el corazón. ¡¡GRACIAS POR EL DON DEL SACERDOCIO!!”.
  • Este mismo curita fue otra vez acompañado con un joven que sufría de depresión. Durante la Santa Misa el padre Antonio dijo que había una persona que sufría de depresión y que el Señor lo está sanando, que está sintiendo un calor en su corazón. Efectivamente así sucedió ya que cuando salen de la Iglesia este chico se dirige al curita y le dice: “Siento como un fuego en mi pecho”.
  • En una ocasión le dije a un amigo que vaya a la celebración de la mañana del Padre Antonio. Este chico odiaba profundamente a su padre por errores que este había cometido. Cuando el padre Antonio se puso a hablar dijo que había una persona que odiaba a su padre, que quería que se muera, y que no lo perdonaba por los errores que había realizado.” Esa persona era mi amigo.
  • Una señora fue a la Santa Misa celebrada por el padre y durante esta dijo que había una mujer que había perdido su anillo, y que lo buscara en el canasto para lavar la ropa. Efectivamente allí encontró su anillo esta señora.
  • Una chica que hace años no podía conseguir un buen empleo y que era contadora, fue a pedirle trabajo al Padre. Cuando se lo pidió el padre le preguntó: ¿Nada más?, y al poco tiempo consiguió un buen trabajo.
  • Una vez en la fila para las bendiciones una mujer pasó con un bebe. El padre llama para que le pasen el micrófono y cuenta que esa mujer había ido el año anterior para que la bendiga porque no podía tener hijos y ahora venía con un chico.
  • En cierta ocasión yo me encontraba en una situación muy triste por varios factores. Y en el trabajo escuché que un compañero mío decía una ofensa grave respecto a mi persona. Por lo que al instante fui y lo insulte. Cuando me fui a confesar por ese pecado me largué a llorar y le decía al sacerdote: “No puedo más, no puedo más”… A la semana el padre Antonio durante la Misa dijo textualmente: “Hay alguien que dice que no puede más, que no puede más, y el Señor le está dando el don del perdón y del amor”.
  • Una vez en el momento en que el padre daba las bendiciones yo pedí interiormente que cuando reciba la bendición en la frente que daba terminada la Santa Misa, que esa bendición recayera sobre mi mente, ya que me encontraba algo acelerado. Cuando el padre me bendice haciéndome la señal de la cruz sobre la frente, acto seguido coloca su mano durante unos segundos sobre mi cabeza, y sigue con el resto. De todas las bendiciones que dio, fue la primera vez que vi que ponía la mano sobre la cabeza de alguien.
  • En un seminario de vida organizado por el Padre Antonio, había una señora que guardaba un gran rencor hacia su hermano ya que este desde que ella era chica la había envidiado y odiado. Esta mujer recibe una experiencia de perdón hacia su hermano y decide ir a contárselo al padre apenas terminó el seminario. Cuando se acerca al padre le dice: “Padre le tengo que contar una experiencia que tuve” y el padre le contesta: “Ya sé, has perdonado a tu hermano”.
  • En cierta ocasión mientras me dirigía a una de las Misas de sanación del padre Antonio se me cruzó un perro por la calle, y sentí mucho temor (porque cuando era chico un perro me mordió la pierna y había quedado traumado)… Entonces me crucé de vereda y apuré el paso. Cuando ya estaba en la celebración Eucarística el padre dijo en un momento que había alguien que le tenía mucho miedo a los perros y que cruzaba la calle cada vez que veía uno, pero El Señor lo está sanando de ese temor y cuando vea a un perro va a sentir ganas de acariciarlo”. Efectivamente me pasa eso.
  • Me contaron el caso de un hombre que se bajó en la estación de Moreno y sintió ganas de entrar a una Iglesia. Y tuvo la gracia de ingresar a la Santa Misa celebrada por el padre Antonio. El padre en un momento señala el lugar exacto donde se encontraba este hombre y dice en voz alta que había un hombre que hace 30 años que no se confesaba. Ese hombre era él.
  • Un amigo que se confesó con el Padre Antonio (tenía la costumbre de escuchar música heavy, pesada)… y sin que él le contara nada sobre sus gustos musicales, y menos que sus apariencias lo delataran ya que es un chico normal y se viste como cualquier otro… el padre le dijo: “Deja de escuchar esa música satánica”.
  • Un joven que hizo el retiro espiritual junto conmigo se fue a hablar con el Padre. Cabe aclarar que este chico no tenía ningún problema ni dolencia, y me había contado que el problemático era su hermano que se ponía agresivo y golpeaba a su madre. Cuando le llega el turno de hablar, me contó luego, se puso muy nervioso y no le salían las palabras. Entonces el padre sin haberlo visto nunca y sin conocer su historia le dijo: “Háblame de tu hermano”.
  • Había una mujer con cáncer de mama que asistió a la Misa de sanacion presidida por el padre. Yo fui un testigo ocular de este hecho. El padre en un momento empezó a narrar lo que le estaba pasando a la mujer, y la miraba a los ojos mientras lo hacía (no se conocían)… la mujer afirmaba con su cabeza todo lo que decía el padre.
  • Una joven que estaba casada y no podía tener hijos va a visitar al Padre Antonio. Antonio comienza a orar por ella, y le dice: “En un año vas a tener un bebé”. A los pocos meses esta mujer quedó embarazada, algo que la ciencia y medicina no se explicaría porque no estaba preparada para tener hijos, pero para Dios nada es imposible.
  • Una vez durante la Misa, cuando el padre pasaba con la Eucaristía por el templo, dando una vuelta. Al pasar al lado mío sentí muchos escrúpulos por todos los pecados que había cometido, y me decía a mi mismo que no era digno de estar al lado de Jesús y de recibir su cuerpo. Cuando el Padre Antonio llega al altar y deja la Eucaristía, agarra su cruz, y señalándome empieza a decir que hay alguien que no se perdona a si mismo, y que Jesús ya lo perdonó.
  • Este testimonio lo escuché de la boca del Padre Antonio. Había un hombre que todas las noches prendía una linterna, y no se podía dormir si la linterna no estaba prendida. Cuando fue a ver al Padre, el Señor le mostró que cuando este hombre era un niño, entró en un hogar de su pueblo y encontró a un hombre ahorcado. Cuando volvió a su casa prendió una linterna y desde ese momento no podía pasar una noche sin prenderla. Lo milagroso fue que Jesús le mostró la circunstancia, el trauma específico, que tenía este hombre, es decir, la raíz de su mal. Y tras una oración de sanación interior este hombre se sanó.
  • Otro caso es el de un joven que padecía de un cáncer y que va a visitar al Padre. En oración recibe que este joven cuando era chico había sido retado por su maestra, quien lo insultó diciéndole: “Burro” y lo envía a un rincón en presencia de todos sus compañeros. El padre le dice que la tenía que perdonar, pero el joven se niega y se retira. El padre elevando su voz le dice: “¡¡SI NO LA PERDONAS NO TE SANAS!!”.
  • El padre luego de recibir la Eucaristía rezaba en Lenguas y daba mensajes proféticos a la asamblea. ¡¡¡El que más me apasionaba escuchar era cuando gritaba con fuerza y amor que Jesús le decía que nos diga que nos AMA!!!!...
  • Un consejo que me dio el Padre: Me dijo que todos los días invoque al Espíritu Santo y que le pida que encienda su fuego en mi corazón.
  • Un seminarista de la arquidiócesis de Mercedes me contó que unos años atrás había ido a confesarse con el Padre... tras decirle todos sus pecados Antonio le pregunta ¿no te olvidas de algo?... El chico empieza a hacer memoria pero no se acordaba de nada, a lo que el padre le dice ¿y la vez que le robaste a tu abuela $150 de su billetera?, efectivamente así había sucedido.
  • Una señora que iba a confesarse por primera vez con el Padre. Se puso frente al padre y este le iba marcando los pecados que había realizado en forma de pregunta… ¿Hiciste esto? ¿Hiciste aquello?, así con cada pecado pero le decía el contexto específico y cómo había sucedido cada cosa.
  • Un amigo que sufría mucho dolor en las encías fue a la Misa celebrada por el padre y al finalizar esta el padre agradeció a Jesús porque había una persona que se estaba sanando de las encías y que en 3 días se le iba a ir el dolor. Efectivamente así sucedió.
  • Otro hombre que pasó a dar testimonio en la Iglesia. Sufría mucho en sus rodillas por artrosis y contó que el padre en una de las Misas había dicho que una persona que sufría de las rodillas se estaba sanando y que iba a sentir un cosquilleo y en tres días se le iba a ir el dolor. Y así como lo dijo sucedió y lo testimonió el hombre en presencia mía.
  • El padre en medio de la Santa Misa dice que había una mujer que a los 14 años había sido violada por su padre porque había vuelto borracho y la había confundido con su madre, y sentía mucho odio hacia su padre y lo tenía que perdonar. A los dos días una señora llama a Estella y le comenta que Antonio había dicho eso y que era cierto, a los 14 años su padre la había violado y que por ese motivo tenía un gran rencor guardado en su corazón.
  • En una ocasión el padre va al hospital a visitar a un enfermo. Y en el viaje de vuelta le dice a Sony (un hombre que lo ayudaba): ¿Viste esos 3 hombres enfermos? Hoy van a partir a la casa del Padre. Y esa misma noche se mueren. Al otro día Sony lo llama para confirmar lo que el padre había anunciado.
  • Una mujer va a la Santa Misa y pide por su madre que estaba padeciendo una enfermedad, en el momento en que rezaba y la encomendaba, el padre dice que estaban pidiendo por una mujer que hace 32 años no perdonaba a su hermana, y que tenía mucho rencor. Efectivamente hace 32 años la hermana de la madre de esta mujer que había ido a la Santa Misa se había ido con el marido de su madre y por ello esta señora guardaba mucho rencor.
  • Una vez el Padre se encontraba en San Patricio y cuando pasa al lado de una mujer le dice: “Ven a verme a las 4 de la tarde”. Mientras hablaban el padre le dijo que había echado a una empleada doméstica y que ella le había realizado una maldición. Tras hacer una oración de liberación esta mujer se liberó de su dolencia.
  • Una mujer tenía un hijo de 4 años que desde que nació no hablaba y por eso fue a ver al Padre Antonio y él empezó a orar por los meses de gestación de esta mujer, empezando por el primero, segundo, tercero, hasta llegar al séptimo. Cuando lo hizo, le pregunta: ¿Qué te pasó en el séptimo mes de embarazo?, ella le contó que había tenido un accidente con el auto. El padre discernió que el bebe en ese momento se debe haber asustado mucho y empezaron a orar para que se libere de ese trauma. Fruto de esa oración el chico empezó a hablar.
  • La hija de Estella (la secretaría del Padre Antonio que durante 17 años la ayudó) padecía de un cáncer hace un año. El padre la fue a visitar varias veces, y la última vez que lo hizo le dijo: “Dentro de poco entrarás a la casa del Padre”. Efectivamente a los dos días se murió y entro a la casa del Padre, como Antonio se lo había profetizado.
  • Este es uno de los testimonios que más me han llegado, no solo por lo ocurrido sino también por haber sido testigo en primera persona de lo sucedido... En una ocasión asisto a la Santa Misa presidida por Antonio en la parroquia de San Patricio de Cap. Federal, y en el momento de los testimonios pasa una señora de edad avanzada a agradecer porque tenía un cáncer y por una oración del padre se le había ido un dolor insoportable que tenía a raíz de esta enfermedad. Al mes siguiente no hubo Misa porque Antonio viajaba a Irlanda, y al otro mes volví a ir a la celebración Eucarística y en el momento de los testimonios pasa un hombre mayor a contar un testimonio que me dejó congelado... Este hombre se presenta como el marido de la mujer que hacía 2 meses atrás había dado su testimonio... y cuenta que tras terminar aquella Misa esperan a que el padre finalizara con sus bendiciones (daba una bendición en la frente a todos los fieles al cúlmine de cada Eucaristía)... y cuando ya estaba el Padre solo la mujer de este hombre va a agradecerle por todo, le dá un abrazo y le dice (sabiendo que Antonio partía a Irlanda) "Padre que tenga un buen viaje y que el Señor lo acompañe".... El marido de esta señora (que estaba presenciando todo) comenta que en ese instante Antonio la miró, sonrió y dándole 3 palmadas en el hombro le dice: "y que el Señor te acompañe en el tuyo".... No comprendieron bien lo que quizo decir, en el momento pensaron que se trataba de su vuelta a su hogar porque vivían lejos de ahí, en Morón... pero, sigue contando el marido en su testimonio, a las 3 semanas se levanta a la mañana y su mujer le dice que quería quedarse en la cama... no la veía bien, como débil... Sin embargo sale de su hogar y cuando vuelve la encuentra en el mismo lugar, pero en brazos de su hija y sin vida. Al instante se le vino a la mente lo que el Padre Antonio le había dicho: "que el Señor te acompañe en tu viaje".

Llega su partida a la Casa del Padre

Tras haber luchado durante muchos años con un cáncer de próstata que lo consumía y lo unía todavía más al misterio de la cruz con su Señor, en diciembre del 2006 empeora gravemente. Y el 24 de diciembre, vísperas de la Navidad, el Padre Hernán Ustariz (encargado de recopilar testimonios para abrir la causa de su beatificación) le entrega su última Eucaristía... el último encuentro con Jesús en este destierro. Pasados los minutos el Padre Antonio, con mucha paz en su semblante comienza a decir pausadamente y cada vez con menor intensidad: me voy, me voy, me voy…. Hasta que se apaga por completo su voz y se cierran sus ojos.

Y se fue, sí, al cielo. A ese paraíso que ya había construído él desde aquí. Con el amor de su vida, con Jesús, ese Dios que se consume de amor por nosotros y con quién pasaba largas horas de adoración, alabanza y oración.
Yo le agradezco al Señor por haberme permitido conocerlo, porque me cambió la vida. Uno no puede seguir siendo igual tras cruzarse en vida con un santo, un enamorado de Cristo. Sobre todo en estos tiempos donde el mal ejemplo sobre abunda por doquier, ver la obra de Dios, su Infinita misericordia en un hombre, en un Pastor, te moviliza llenandote de nostalgia por el cielo y los bienes eternos. Y caés en la cuenta de que esta vida solo es un peregrinaje a nuestro verdadero hogar, que no está aquí sino en el cielo.
Doy absoluta fe de que todo lo escrito es verdadero, he sido testigo ocular de muchos de estos acontecimientos y los otros mencionados han venido de fuentes cercanas y confiables.

Adjunto un artículo que salió en el Semanario "Protagonistas" de Mercedes escrito por José Bredan Wallace Kenny sobre la vida del Padre Antonio: 


Sacerdote carismático irlandés de la Congregación Palotina, falleció en Morón el 24 de diciembre de 2006, víctima del cáncer. El P. Antonio había nacido en Holycross Thurles, Irlanda, el 31 de enero de 1930. Estudió en Roma, donde fue ordenado sacerdote el 17 de diciembre de 1955.
Su primer destino en la Argentina fue en la región pampeana bonaerense, hasta su nombramiento en 1966 al frente de la parroquia Nuestra Señora de Pompeya, en Castelar. Allí fundó la capilla Nuestra Señora de Fátima -hoy parroquia- y donde será sepultado próximamente atendiendo a su pedido personal.
En 1987 llegó a la ciudad de Mercedes en la Provincia de Buenos Aires, estableciéndose en la Parroquia San Patricio, hasta que en 1996 se hizo cargo de la parroquia de Rawson donde trabajó hasta su deceso.

Acerca de los dones de sanación que Dios le concedió, el padre Antonio los había experimentado hacía muchos años en Irlanda y contaba que habiéndose encontrado con una persona allegada a
JBW su familia, ésta le pidió que orara por ella porque estaba enferma de cáncer. El pedido no se hizo esperar y el padre Antonio impuso su mano sobre la cabeza y oró con ella. Tiempo después la mujer se sanó y manifestó que en ese momento sintió un intenso calor que le traspasaba el cuerpo. Sobre este hecho, él también reconoció que tuvo la sensación como que el fuego le hubiera envuelto la mano.

Después de aquella experiencia la noticia comenzó a trascender. La gente se agolpaba para escucharlo y muchos pedían entrevistas personales. En gran número la gente asistía a sus Misas de sanación con fotos, prendas y objetos personales de sus seres queridos enfermos. Recibían el perdón y escuchaban su prédica. Atendía a todos sin distinción de credos, sólo pedía que tuvieran fe. "Dios los ama a todos" les decía a la gente que lo seguían con fervor.
Su fortaleza estaba en la oración, a la que se entregaba diariamente durante cinco horas que distribuía en distintos horarios. Sus compañeros comentaban que por sus ruidosos movimientos, recordaban escucharlo cuando se levantaba a las cinco de la mañana para orar.
Le gustaba la pesca y sabía disfrutar de la naturaleza; estar el mayor tiempo posible al aire libre, lo que le permitía relajarse y renovar sus energías. A veces se enojaba cuando lo tildaban de "brujo", pero su fino humor irlandés hizo que comprendiera y aceptara el apodo, regocijándose de poder darle paz a la gente con su bendición.

En octubre de 2006 se encontraba en Irlanda y pidió volver a su querida Argentina. "Vuelvo a morir -le dijo a sus amigos- He sido muy feliz aquí. Creo haber hecho algo por el Señor y deseo morir entre ustedes".
El padre Antonio le dedicaba mucho tiempo a las alabanzas, al rito de la reconciliación y a los Evangelios, especialmente a las enseñanzas de la Iglesia sobre la enfermedad y la sanación. Era asesor del Movimiento de Renovación Carismática Católica en la diócesis de Mercedes-Luján.
"Si Dios los ha amado, sanado y perdonado, ustedes deben ser testigos de ese amor de Cristo". Estas palabras que predicó y practicó, susurrarán siempre en los oídos de quienes las oyeron de su boca, y que sin dudas, permanecerán guardadas en el corazón de la gente"de las pampas" como él llamaba a los habitantes de estas tierras.

José Bredan Wallace Kenny

A continuación publico un testimonio enviado por Walter Ruiz:

Conociendo al Padre Antonio Stakelum

"En el año 1981 comencé a formar parte del grupo de jóvenes de la parroquia nuestra Señora del rosario de Pompeya de Castelar, nuestro guía era un sacerdote joven llamado Johny, y el Párroco de la misma era Antonio Stakelum, con imágen de gruñón y malhumorado sin ninguna llegada con nosotros los jóvenes.

Un día del año 1983, estábamos reunidos en uno de los salones parroquiales y de pronto ingresó Antonio y se nos pone a charlar con un calido tono espiritual como alguien que encontró un tesoro y lo quería compartir, y nos invita a pasar a la secretaría parroquial para hacer una oración, entre los 5 jóvenes que fueron estaba yo, la forma en la que el Espíritu de Dios lo condujo a realizar la oración me cautivó y atrapó el poderoso AMOR de mi DIOS, desde ese momento nos empezó a invitar a pequeños momentos de oración.
Lamentablemente el único que lo acompañaba era yo y la que era su mano derecha en esos tiempos y secretaria Betty Nanni que tocaba la guitarra y aportaba con el canto en los momentos de oraciòn,al tiempo el Padre decidió hacer Misas donde imponía las manos todo los viernes a las 19,30hs. Y la gente comenzó a experimentar todo el amor de Dios a través de este valioso instrumento, después se formó (con reuniones semanales) un grupo de oración carismática que crecía en numero de integrantes y los sábados por la noche lo acompañaba con Betty en un pequeño tabernáculo que mandó a hacer en la casa parroquial donde exponía el Santisímo y orábamos en presencia viva de Jesús, escuchando todas las enseñanzas que el Señor nos entregaba a través de Antonio. El nos comentaba las experiencias con los carismas recibidos de sanación, palabra de ciencia y conocimiento,profecía y discernimiento... casi nada le había regalado el Señor, un hombre recuperado del alcohol y el cigarrillo, es cierto a él le gustaba que lo llamen el burrito de Dios, por que lo llevaba a Cristo donde El le pedía, de aquella imágen del burro que lleva a Jesús hacia Jerusalén.
Los testimonios que nos compartía eran asombrosos, recuerdo un día en la Santa Misa de sanación de los viernes mientras imponía sus manos una vez terminado la celebración de la Sagrada Eucaristía (que al comienzo no eran tan largas en cuanto a la celebración)
Estaba en la fila una señora y cuando se le acerca le comenta que le dolía la espalda y él sin terminar de escucharla la envía al confesionario, esta señora le insistía que no quería confesarse sino que le orara por su dolor en la espalda, el casi ignorándola y con un tono enérgico la manda al confesionario a confesar sus faltas...A
la semana siguiente esta misma señora regresa y pasa a dar el testimonio relatando los mismos acontecimientos y dejando en claro que terminada su confesión yendo a desgano pero por mandado del Padre...se retiró del confesionario y cuando llegó a su casa el dolor había desaparecido.
También recuerdo una mujer que viene a una Misa en sillas de ruedas y en un momento el padre la invita a levantarse para que trate de caminar, recuerdo que se incorporó y yo intenté ayudarla. El me dijo que no lo hiciera siempre con su carácter hostil para expresarce,aunque ya algo estaba cambiando y esta mujer dio varios pasos para gloria de Dios. Había momentos en donde se enojaba con la gente que asistía a las Misas ya que Dios le mostraba que venía a que les imponga las manos para sanarlos y a la semana siguiente iban a un curandero, a esas personas las reprendía con enojo recriminándoles que esa no era la forma de acercarse a Dios, reconozco que junto a el aprendí el celo por el Señor y sus cosas
Otra anécdota que nos contó fué cuando estuvo en Chile concelebrando una Misa de sanación con el sacerdote chileno Agustín Sánchez y otros màs. Y nos cuenta que en un momento antes de comenzar la celebración se encontraba parado al costado del altar de espalda a la gente y de pronto siente que le tocan suavemente el hombro, cuando gira se encuentra con una mujer que le entrega una rosa color bordo sin prestarle mucha atención se da vuelta nuevamente, pero se queda pensando y cuando gira rápidamente para agradecerle a la mujer ese gesto no la vuelve a ver y aún buscándola con su mirada por el templo, cuando nos comentaba este hecho nos dijo que después de unos días sintió en revelación que esa mujer era precisamente la Madre de nuestro Dios, algo que fue impactante escucharlo y más siendo el propio interprete el que lo contaba.
En una oportunidad conoció la advocación de María Rosa Mística y viajó a Fontanella Italia a visitar a la vidente de la virgen Pierina Gili una religiosa que recibía los mensajes de María para todos los sacerdotes y religiosas que eran fríos en su vocación. Antonio charla con esta monjita y le pide permiso para traer una imágen peregrina a la Argentina, en ese momento le dice la vidente que se dirija hacia la fuente cercana a ese lugar y le pidiera permiso a la Madre para llevarla a Argentina y que si La Santísima Virgen lo aprueba, va a notar vibrar el agua del lago o caer una tenue llovizna, y exactamente cuando lo consulta en oración el Padre, observa cómo caía una llovizna del cielo estando este celeste y con un hermoso sol... finalmente llegó la imágen que creo que sigue colocada en un altar de la Parroquia de Castelar.

Al poco tiempo comenzó a preparar retiros todos los sábados de 2 horas de duración y que comenzaban a las 2 de la tarde, donde enseñaba esta nueva corriente de oración con la fuerza del Espíritu Santo.

Era un hombre de profunda oración, tengo entendido que a raíz de un retiro para sacerdotes que es invitado en esos años es donde experimenta esta poderosa unción del Espíritu que lo llevó a entrar en este gran camino de renovación en su vida personal y como Sacerdote.
Nosotros le preguntábamos en esos primeros tiempos de qué manera se daba cuenta de que el Señor estaba sanado a una persona en la iglesia, si lo escuchaba cómo era esa experiencia... y él nos decía que Jesús tenía diferentes formas de comunicarle un hecho o sanación... cuando cerraba sus ojos veía como fotos en negativo donde sucedía un acontecimiento o hecho que le hacía decir lo que estaba sucediendo y eso tenía que ver con alguien que estaba en el templo, también le provocaba algún dolor sobre su espalda o su brazo mostrándole Dios que estaba sanando esa parte del cuerpo en alguna persona del templo, para lo cuál siempre decía que si alguien estaba siendo tocado que por favor pase a dar testimonio para confirmar la sanación. Obviamente que la primera vez nadie pasaba y cuando le preguntábamos cómo estaba seguro de eso que le ocurría, él nos decía que por FE sabía que el Señor se lo marcaba y para confirmarlo lo tenía que decir, de lo contrario no estaba obrando con FE y daba lugar a la duda.
Yo también aprendí a quererlo y para mí fué el guía espiritual por medio del cual mi Jesús me encaminó por su senda de oración y poder en el Espíritu, en el Amor a Dios a todas sus cosas Y a los hermanos.
Un testimonio chiquito que puedo aportar a estos comentarios es el siguiente:
En un retiro de un fin de semana que realizó en la comunidad que los palotinos tienen en San Antonio de Areco, recuerdo que cuando paso a confesarme con Antonio yo era un muchacho de 19 años y al terminar me pide humildad y como penitencia leer Lucas capitulo 18, el fariseo y el publicano.
No caía en mi indignación sabiendo que era el fariseo pero en ese momento no lo reconocí y me preguntaba por qué este hombre me tiene tanta bronca y me desprecia así, pero a pesar de eso yo no se lo decía, su carácter formaba una barrera entre él y yo, pero igual lo apreciaba y lo acompañaba y ayudaba en esos primeros tiempos en las Misas junto a Betty Nanni. Finalmente después de casi 20 años descubrí la sabiduría de Dios que me mostraba en ese momento lo que después con la luz del Espíritu llegó a descubrir mi alto grado de soberbia, que en ese momento no lo veía con claridad pero el Señor por medio de Antonio ya me lo estaba anunciando que debía cambiar, en fin hay un montón de hechos, anécdotas y testimonios para seguir enumerando y no terminaría más.
Recuerdo en una tarde de sábado estábamos en un grupo de jóvenes orando con él y en un momento de sanación comenta que el Señor le muestra a una niñita en el vientre de su madre que estaba siendo apretado en su cuello con el cordón umbilical, pero que el Señor la estaba sanando y curando esas heridas, cuando termina la oración en el discernimiento una chica relata que en ese momento de la oración sentía ahogarse y que le faltaba el aire, pero después que el padre dijo que Jesús la estaba sanando ahí empezó a sentirse mejor y recordó que ella cuando estaba en el vientre de su madre había tenido varias vueltas de cordón umbilical en su cuello.
Fueron momentos de muchísima bendición para mi vida, ya en el año 1986, me alejo de Castelar dado que me caso y me vengo a vivir a la Capital. Luego me entero que después de una visita del provincial a la Argentina, lo trasladan a Suipacha provincia de Bs. As, después lo que ya conocemos: Rawson, Mercedes...
Se supo muy por debajo que al Obispo de morón por esos tiempos le molestaba toda la revolución espiritual por la cual Antonio era instrumento y aparentemente le pidió a sus superiores remover de la Parroquia de Castelar al por entonces Párroco Antonio Stakelum.Desde ese momento le perdí el rastro y no lo volví a ver hasta el año 1992 en un visita en la Iglesia de Palermo Nuestra Señora de Narek, donde no pude tener la posibilidad de charlar.
Por los años 98 y 99 asistí a varias Misas en San Patricio de Belgrano, llevando a mucho amigos a esas Misas de casi 3 hermosas horas. Lamentablemente se me hacía imposible tratar de tener una reunión con él dado la cantidad de personas que tenían turno para confesarse con un año de anticipación.
En una de las ultimas Misas en San Patricio, recuerdo que estaba cercano al altar en el ala derecha del templo escuchándolo y de pronto (si bien había mucha gente) pasa por delante mío un hombre extraño, avanza unos metros y luego se vá hacia el fondo de la iglesia. En ese momento siento una sensación extraña dentro mio, como un presentimiento raro sobre esa persona, al instante escucho decirle al padre: " el Señor me muestra que hay en el templo un hombre con malas intenciones, un carterista le pido que se retire y se arrepienta"... en ese momento como ahora que lo recuerdo mientras lo escribo siento un escalofrío por todo mi cuerpo, él confirmaba lo mismo que el espíritu me mostraba y que no lo identificaba claramente como Antonio.
Ya después me entere de su enfermedad y su deceso a fines del 2006, por eso es una enorme alegría que el Señor me guíara a encontrar este blog y tener al menos su foto y pedir por él y su intercesión. Antonio en vida nos decía que había momentos donde se sentía cansado físicamente por la labor que realizaba, les pido que oren por mi necesito también de sus oraciones, y esto es lo que debemos seguir haciendo por su alma en estos tiempos."


Walter Ruíz




Ante todo, quisiera presentarme: me llamo Emilio Monzo, medico con 51 años en el ejercicio de la medicina, tengo 81 años de edad, ejerzo la profesión en la localidad de Carlos Tejedor Provincia de Buenos Aires.

Tuvimos la dicha de conocer al Padre Antonio ,en la localidad de Rawson. Concurríamos los días sábados a la misa de sanación, normalmente con vecinos de esta localidad para recibir el don o intersección para sus sanaciones.
Un día, el Padre, terminada la misa, me llamo a la sacristía, enseñándome análisis de su  sangre, me quede mudo ante lo malo del resultado, urgiéndole que se pusiese en manos de un urólogo lo antes posible, pues no resultaba bueno lo encontrado. Me pregunto si era cáncer, contestándole que probablemente lo fuera, pero que la medicina tenia sus adelantos en el tratamiento de esta enfermedad.
Lo note muy sereno, agradeciéndome la molestia y dándome una bendición. Al poco tiempo, la infausta noticia de su fallecimiento que lamentamos muchísimo, pues era una persona maravillosa, humilde y agradecida, un verdadero Santo. Todos los días rezamos por el, invocando su intercesión a Dios para que nos proteja.
Un afectuoso saludo y que Dios los bendiga

Emilio Monzo y Gema Gardiner

Informe sobre la obra: "PADRE ANTONIO STAKELUM"

El Padre Antonio se caracterizó durante toda su vida por tener una gran empatía y compasión por los que sufrían, los desempleados, los enfermos y desamparados. Antes de su muerte manifestó su intención de abrir una casa en donde se pueda ayudar y capacitar a las personas para insertarse en el mercado laboral. Y finalmente se cumplió, en gran parte, por las personas de buena voluntad que han conocido al Padre de cerca y le quisieron manifestar su gratitud poniendo manos a la obra. Adjunto un artículo publicado en Areco Noticias el 9 de Marzo del 2009 y un video al final del programa "Claves para un mundo mejor" sobre esta obra.

Inauguraron el Centro "Padre Stakelum"
lunes, 09 de marzo de 2009

La Municipalidad de San Antonio de Areco y la Parroquia San Antonio de Padua inauguraron, el domingo 8 de marzo cerca del mediodía y tras la Misa en el Templo Parroquial, una magnífica obra: el Centro Padre Antonio Stakelum en la calle Barletti del Barrio Municipal. Estuvieron presentes La Embajadora de Irlanda en Argentina, Philomena Murnahan, el senador provincial Andrés Antedoménico, la Intendente Estela Lennon, los R. P. Felix Mendaza presidente de la Comisión, Tomas O´Donnell y Fernando Bello, los sobrinos del Padre Stákelum- Roberto y Ana-, representantes de comunidades católicas de otras localidades y muchos vecinos que le dieron al acto el marco que merecía.
Abrió el acto en su condición de integrante de la Fundación Florencia Sciarra, quien leyó una nota del Obispo de Zárate – Campana, Monseñor Oscar Sarlinga. El religioso justificó su ausencia por estar en el Vaticano y designó como su representante al Padre Santiago Whelan. Además, auguró éxito y agradeció a la Comisión, al pueblo irlandés y español y a la comunidad de Areco.
Florencia dejó conceptos sobre este logro como lugar de comunión para que puedan acudir a calmar zozobras y renovar esperanzas. Luego de consideraciones sobre el significado de un árbol por su profundo valor religioso y trascendente que es vida, invitó a Fabiana Pazzaglia y al Hermano Félix a plantar un ejemplar de jacarandá.
Luego habló la Embajadora de Irlanda, quien agradeció a las autoridades municipales, a los familiares de Stákelum y a los palotinos (destacó a Antonio Stakelum y a Whelan) y recordó a los mártires asesinados en julio de 1976 y a la colonia irlandesa. Culminó diciendo que el Padre Antonio desde el cielo estará lleno de satisfacción por la obra que lleva su nombre.
Acto seguido, dejó en manos del Padre Santiago un presente representando un ángel con una cruz celta del siglo XII.
Roberto Stákelum manifestó el privilegio de estar en esta inauguración con el nombre de su tio que “seguramente estará con sus manos sobre el estómago y asintiendo con su cabeza”. Luego agregó que los beneficiarios son los estaban más cerca de su corazón y comentó el padre Antonio, en sus viajes a Irlanda, disfrutaba pero al poco tiempo se ponía ansioso por regresar a su hogar real en Argentina, que siempre expresó miedo de morir en Irlanda y finalmente se cumplió su destino al que llegó como extraño y se convirtió en ejemplo.
La Intendenta relató el principio de esta historia cuando Whelan visitó al Intendente Eduardo Jordan y ella, convocada por el Intendente, pensó que era la gran oportunidad de resolver un problema recurrente aunque no pensó que se concretaría con tanta celeridad.
Dirigiéndose a Santiago, Estela expresó que ahora llegaba la etapa más difícil y prometió que “juntos lo lograremos, para que cumpla su misión”.
Esta obra nació a partir del funeral del recordado sacerdote palotino irlandés Antonio Stakelum, famoso por sus dones sobrenaturales y al que recurrían miles de personas para pedir ayuda y sanación física y espiritual.
En aquella oportunidad, los sobrinos del Padre Antonio manifestaron la voluntad de hacer una donación destinada a los más necesitados. Se sumaron aportes de los familiares del Padre Santiago, del Hermano Félix del Hogar San Camilo de Vagues y del gobierno de Irlanda.
Luego la Municipalidad cedió el terreno para la construcción, Whelan se puso en contacto con una comisión a cargo del Hermano Félix y comenzaron a trabajar en pos de un mismo ideal: la construcción de un hogar de refugio para personas en situación de riesgo social.
Está compuesto por un salón de usos múltiples para actividades educativas, culturales y religiosas, tres habitaciones grandes, baños y cocina amuebladas con gusto y confort, destinadas a albergar transitoriamente personas que por causas de riesgo social no puedan permanecer en sus hogares.
La construcción es excelente, cómoda, funcional y constituye un excelente y necesario logro para llenar una necesidad de la comunidad.

Fuente: http://www.areconoticias.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=1142&Itemid=31

Video de la obra



Comentarios

0 comentarios en "Padre Antonio Stakelum"

Publicar un comentario

 

Este sitio intenta reunir el numeroso y valioso material religioso disperso en la Web